#01 La Isla de Pascua, Chile

La Isla de Pascua (Rapa Nui en polinesio) es uno de esos lugares mágicos que fascinan al mundo entero. Con su misteriosa cultura y sus legendarias estatuas gigantes –los Moái-, la historia de los Rapa Nui sigue siendo uno de los grandes enigmas sin resolver de la humanidad.

Visitar esta isla polinesia puede parecer un sueño al alcance de unos pocos privilegiados. A 4.000 kilómetros del continente más cercano, la Isla de Pascua es uno de los lugares más aislados del planeta, lo cual la convierte irremediablemente en un destino muy caro. Pero, ¿existen formas de visitar este destino legendario y no arruinarnos por el camino?

Escoger la temporada -alta o baja- puede suponer una enorme diferencia en el presupuesto. Los meses del verano austral son los más calurosos y secos, pero también los más caros y demandados. Y si bien es cierto que en temporada baja es más probable que llueva, los precios son más asequibles y es posible visitar la isla prácticamente a solas.

2. El vuelo

Existe un vuelo semanal desde Tahití y un vuelo diario desde Santiago de Chile -la mejor opción para presupuestos ajustados-. En temporada alta las tarifas son prohibitivas, por lo que hay que planificar con antelación y estar muy atentos a las ofertas especiales que puede lanzar Latam Airlines en temporada baja.

3. El alojamiento

Existen alojamientos para todos los gustos y bolsillos en Hanga Roa, la capital de Rapa Nui. Los campings, en los cuales es posible alquilar una tienda de campaña, son la opción más económica. Con algo de suerte, los mismos recintos pueden disponer también de alguna habitación libre pagando solo un poco más.

Los campings, en los cuales es posible alquilar una tienda de campaña, son la opción más económica”

4. La comida

En Rapa Nui la mayoría de productos son importados del continente, así que los precios son elevados. Por ello, muchos visitantes compran los alimentos en Santiago antes del viaje y optan por un alojamiento con cocina comunitaria. Si bien es cierto que es recomendable probar algunos platos locales -existen opciones relativamente asequibles-, el ahorro que supone seguir este truco es considerable.

5. El transporte

Para aquellos que no puedan permitirse alquilar un coche, la moto es una alternativa económica para poder desplazarse rápidamente con total libertad. Aunque no protege del viento y la lluvia, con ella se puede cruzar la isla en menos de media hora.

6. Las excursiones

Evitar los grupos organizados es otra forma clara de ahorrar. Yendo por libre es posible, además, evitar las aglomeraciones en los sitios arqueológicos y visitarlos a solas. La experiencia se convierte también en una aventura más interesante, ya que hay que ir descubriendo los secretos de Rapa Nui sin ayuda.

7. El guía

Aunque muchas personas optan por ir acompañados, ir sin guía también es posible si se va bien informado y preparado. Hay que saber, por ejemplo, que los mejores amaneceres son los de Ahu Tongariki, la famosa gran plataforma con 15 Moái. O que las puestas de sol más espectaculares se ven desde la playa de Anakena, o desde Ahu Tahai, cerca de Hanga Roa.

También hay que saber que los dos volcanes más importantes son Rano Raraku, la cantera donde se tallaban los Moái, y Rano Kau, el cráter más grande de la isla.

Anuncios